domingo, 31 de mayo de 2009

LAS GOTAS QUE CAEN








Las gotas que caen
se estancan en el caño
ya no soy dueña
del dédalo
que parpadeaba
al llegar la ofrenda
de carne fresca .
El desalojo le fue avisado
a mi vista gorda
lo entregue a regañadientes
pero limpio
sin rastros de mancebo.



.

4 comentarios:

TORO SALVAJE dijo...

Si, todo a regañadientes.
Solo faltaría darlo con alegría.

Besos.

Antonio Alfonso Alonso dijo...

De polvo eres y en polvo te convertirás...
Jeje, qué religioso estoy yo últimamente...

La Gata Insomne dijo...

Me gusta!!!

vestir la sombra dijo...

nada nos fue dado. lo que ayer era trigo en las manos hoy sólo es aire. mirar el horizonte y detenerse en los objetos que caídos juegan a lo hermoso

¡saludos!